LA TELARAÑA

sábado, enero 13


Estoy trabajando en un nuevo libro. La cosecha del 06 tiene resaca y lo sé. Cuesta aclarar la voz y librarla de algunas reminiscencias. No se trata de que la voz sea o no la misma -no puede dejar de ser la que es- sino que diga de un modo distinto cosas distintas - y aquí lo distinto es mucho más cualitativo que cuantitativo... O sólo es cualitativo.

En definitiva, que como en cualquier parto hay que hilar muy fino y lento. Hasta ahora sólo acumulo líneas en el pergamino, signos que habrán de mostrarme a su debido tiempo su desenlace.

En estas reflexiones estoy con versos que pueden ser como estos:


Escribir una historia es asomarse
a la palabra que llueve sobre la piedra.
Láminas que se cruzan y son tumbas.
Heridas en los brazos de un suicida.
Sombras sin márgenes en un cuaderno
de páginas estrechas y quebradas.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger LUIS AMÉZAGA said...

Suena bien la voz.

16 de enero de 2007, 13:30  

Publicar un comentario

<< Home