LA TELARAÑA: simulacros

viernes, marzo 9

simulacros

La Telaraña en El Mundo.



Ahora que la muerte ha disuelto los andamios hiperrealistas de Jean Baudrillard y se los ha colocado a la grúa de Santiago Calatrava, no es mal momento para rendir homenaje a los postmodernos, esos seres fascinados por las paradojas y las anécdotas. Recuerdo que a mediados de los setenta lo primordial era la libertad. Todo lo demás podía esperar y, al parecer, puede seguir haciéndolo, porque con el paso del tiempo la norma es el escandaloso incremento de las políticas de intromisión pública en lo privado. Munar se trae septillizos desde Iowa como si le faltaran votos y la alta natalidad de los inmigrantes no le bastara. Al margen, en este mismo instante de ficción real, un camarero me pide que apague el cigarrillo. Resulta que a la una de la tarde la zona de fumadores cambia de lugar y mis humos han de hacerlo con ella. La esencia de las paradojas son las anécdotas. Las arbitrariedades. Volvemos al indeseable principio.

Un examen de sociología, sobre la lucha de clases, me permitió, en 1976, sumergirme en los fundamentos teóricos de Hegel, Marx o Engels, describir la atmósfera metálica de los funcionarios del crimen, Lenin, Trosky o Stalin, y acabar, transido, con una ardorosa arenga de la libertad individual al más puro estilo libertario de la época. Aquello me valió un sobresaliente de Amando de Miguel. Ahora, tanto él como Fernando Savater son tachados de fascistas cuando lo único evidente es que siguen donde siempre estuvieron, del difícil lado de la libertad.

Mientras tanto, Entesa per Mallorca quiere contribuir al simulacro trilingüista de nuestra sociedad pidiendo que se rotule en inglés la nueva Estación. Piensan que ahí sí tiene sentido potenciar su aprendizaje y no en las escuelas, donde lo único que se consigue es socavar el catalán. Si tienen razón, lo suyo sería eliminar el catalán de las aulas y circunscribirlo a las estaciones intermodales, a los suburbanos espaciales y a los autobuses interestelares. Descanse en paz, Baudrillard.

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger Ángel Prowler said...

Hola, Sr. Planas.

No sabía que había estudiado con Amando de Miguel. Imagino que sería un buen profesor, ¿no?

He leído su columna de hoy en la edición de papel, y me ha gustado mucho. Anoche mismo mi novia y yo hablábamos de Fernando Savater.

Por cierto, quisiera pedirle permiso para incluir un enlace a La Telaraña desde Nobilitas et Libertas (http://prowlerproject.blogspot.com). ¿Qué me dice?

Un cordial saludo.

9 de marzo de 2007, 11:42  
Blogger Enriqueta said...

"Esfera implosiva, en la que la curvatura de los espacios se acelera, en la que todas las dimensiones se encorvan sobre sí mismas e involucionan hasta anularse, no dejando en su sitio y lugar más que una esfera de engullimiento social..."

¿De verdad se traga toda esta patraña Baudriallesca?

Yo necesité grandes dosis de bicarbonato sódico para pasarme su "cultura y simulacro". Pedantería francesa a todo trapo.

Consejo para enriquecer visualmente este blog...
Cómprese una cámara digital, hombre! Las hay baratitas... fotografíe lo que le plazca y cuelgue esas instantáneas. Aderecemos estas bellas palabras...

9 de marzo de 2007, 15:03  
Blogger Juan said...

Ángel, ningún problema. Te devolveré el enlace:-)

Enriqueta... ahora no sé qué decirte:-PPP


Saludos x2

9 de marzo de 2007, 16:38  

Publicar un comentario

<< Home