LA TELARAÑA: pene doble

lunes, junio 11

pene doble



La Telaraña en El Mundo. (Va en pdf, de la web de la UIB. Algo le pasa -¿dominio no renovado?- a las páginas de El Mundo-El Día)




El rumor de los pactos –esa escarcha cuaja lenta como la lengua de un glaciar- parece anunciar borrasca para el incalculable porcentaje de habitantes de las Islas que tienen el castellano, no sólo como lengua principal, sino también como lengua materna. Se avecinan tiempos de comisarios lingüísticos, de gabelas, de escandalosa sumisión a las fobias del nacionalismo. Por fortuna, siempre nos quedará el destierro. Y si no, la persistente y saludable risa. ¿Resistiremos?

Sin duda un hombre con dos penes es mucho hombre y si, además, los tiene gloriosamente erectos el trasunto ya parece propio de algún pasaje mitológico, de alguna versión apócrifa de la Odisea o de algún opúsculo surrealista de carácter étnico. Dos mejor que uno, nos dicen, y creemos que se refieren a los libros, pero nunca se sabe. No sé qué opinarán los colectivos feministas u homosexuales. Tampoco si a los partidarios de la ley de la Igualdad se les caerá algún anillo o si alguien tendrá el humor de interpretar esa multiplicación de penes en términos de violencia de género o similar eufemismo. Todo es posible. Hay mucho aprendiz de sicólogo rondándonos. Mucho ultraísta de los sentidos.

Puede que a Janer Manila le traicionara el subconsciente y los libros que, con tanto ahínco como prístina selectividad, promociona, se le convirtieran, de repente, en santísimos griales reveladores de un oculto deseo inexplicable. O puede que a la dibujante alemana, autora de esa hidra tan viril, le diera un ataque extremo y fulminante de libido enloquecida y alguna contagiosa alteración hormonal o algún vértigo escapado de sus mejores sueños se trasladara, por vía interpuesta, de sus pinceles a la portada de Llibres, la revista del IEB. En realidad no importa. Puede que ni ese ejemplar ni sus actuales responsables viajen, finalmente, a la feria del libro de octubre, en Frankfurt. Allí la cultura catalana tendrá que desnudarse y mostrarnos, en vivo y en directo, cuántos penes tiene. A ver. A ver.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Ángel Prowler said...

Siempre me resulta agradable encontrar su columna en El Mundo, Sr. Planas.

Un saludo afectuoso,

Ángel.

12 de junio de 2007, 11:37  
Blogger Juan said...

Thanks, Prowler.-)

12 de junio de 2007, 21:47  

Publicar un comentario

<< Home