LA TELARAÑA: acné político

lunes, septiembre 3

acné político

La Telaraña en El Mundo.



Las obsesiones suelen florecer como tubérculos. Mismamente, boniatos. Crecen en los adentros, deforman el entorno y finalmente explotan como pústulas. Todos a cubierto, que llueve. La guerra contra el castellano en las islas es la apuesta más llamativa del gobierno Antich y su pléyade de aliados. ¿Hay que sumar Na-Bai al PSM o a ERC? Primero fueron los Premios Ciutat de Palma, luego la desaparición del bilingüismo en las escuelas y ahora la prohibición del español en IB3. Esta gente estaba ansiosa, le tenía ganas al spleen cervantino y ya no hay quién los pare. Será que todo llega en esta vida, si uno se aplica en confundir lo suficiente la realidad y el deseo, o que el acné político es un lienzo de afrentas imaginarias que hay que vengar con urgencia. La calavera de Hirst sonríe desde su sarpullido -diamantes en vez de neuronas- pero poco importa que proscribir el castellano en la cadena local sea condenarla a una audiencia ínfima que ya tiene echadas sus raíces en TV3. De lo que se trata es de manejar presupuestos y despilfarrarlos en la soledad del erial putrefacto.

Luego falta dinero para la gratuidad de los libros escolares. Normal. Sólo era un buen gancho electoral. Siempre nos queda el jolgorio de ver cómo se organizan los unos y los otros. ¡Todos se organizan! La CONCAPA echa pestes de Bárbara Galmés mientras la COAPA felicita al gobierno por el espíritu, basado en valores “ecoambientales y cívicos”, de su proyecto. Alto ahí. Hay definiciones gloriosas que aclaran el panorama retratando a quienes las enuncian. Imposible desdecir lo más mínimo sobre semejante alambique conceptual.

Lo extraño es que no falte dinero para enviar hordas famélicas de escritores a Frankfurt o una legión de figurantes a Prada. Tampoco para regar copiosamente al Gremi de Editors y perpetuar a Moll como el rey de la imprenta. Tanta autoedición por amor a la lengua nos parece digna de estudio siquiátrico, pero para qué. Los locos siempre son los otros. Es decir, nosotros.

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger LUIS AMÉZAGA said...

No quieren audiencia. Quieren espectadores de culto. Se dice así, ¿no? :)

4 de septiembre de 2007, 17:49  
Blogger Cisne Negro said...

En las cartas al dire del UH de hoy respondían a la Maripau desde la copistería... Echale un ojo ;)

7 de septiembre de 2007, 0:46  
Blogger Cisne Negro said...

Por cierto, en lo de IB3, yo no lo veo tan mal, a fin de cuentas los programas en español tampoco es que fueran una maravilla ("Grand Prix", "Noche de fiesta" o como se llamara...). TVC hace muy buena televisión, no sé cómo irán de audiencias, pero al menos pueden decir que, por ejemplo, la del C33 es de las mejores y más dignas programaciones en canales públicos, al menos en cuanto a cultura. De mucho. Sí, pecarán de ombliguistas muchas veces con el enésimo documental sobre los republicanos catalanes fusilados, o los de Catalunya vista por extranjeros, turistas, o duendes de Laponia, pero bueno.


Lo malo de IB3 es que seguramente, aunque sean en catalán, los programas seguirán siendo igual de malos. Tenemos el presupuesto de la UIB y el espíritu del Canal 9 de hace 10 años.

7 de septiembre de 2007, 0:55  
Blogger Juan said...

Hola, Cisne. Recién te puse un email y luego encontré la carta en la web del govern... Bohigas cuenta lo que ya me contó a mí. Está bien.

Lo de IB3.... Un mal programa seguirá siendo malo en la lengua que lo den, eso está claro... pero no para todos!!! Lo cierto es que yo, al menos, prefiero escuchar las pocas películas visibles que ponen en castellano (sólo es una cuestión de gustos, obviamente).

Por lo demás como si las queman a todas:-))

7 de septiembre de 2007, 20:39  

Publicar un comentario

<< Home