LA TELARAÑA: guerra santa

viernes, septiembre 7

guerra santa

La Telaraña en El Mundo.


Septiembre baja cargado de arenisca. ¿Micción dolorosa o simple mal trago? No obstante, por fortuna, no todo son rumanos a lo bonzo a la hora de los telediarios y en todas las televisiones. Miseria a la brasa. El mito de Europa despellejándose entre alaridos. Hay mucho más, aunque nada pueda competir, en surrealismo, con el caso de la ciudadana marroquí pretendiendo imponer el catalán en un cuartelillo de la Guardia Civil. Manda huevos.

A Saïda Saddouki le ha fallado el truco del converso hábil, del que viene de afuera e intenta mimetizarse a la mayor rapidez posible, aunque sea trocando la propia identidad por una ficticia. No la juzgaremos por eso. La identidad es sólo un mito para iniciados en hornos crematorios y no nos interesa ese ocre terroso de la decrepitud moral. Woody Allen bordó el asunto en su película Zelig, cuando todavía se dedicaba al cine y no al rodaje anual y el turismo pagado. La traductora tampoco lo ha hecho del todo mal. De momento ya ha conseguido que la Obra –la ubicua y legionaria OCB- explote la ridícula situación en su propio provecho. El ridículo ha arrastrado, incluso, a un sindicato como CCOO que, en vez de ocuparse de temas serios como la subida de los precios de los alimentos básicos o el aumento del paro, por ejemplo, se ha atrevido, no sé si por inercia o por ingenuidad administrativa, a prestar sus locales para la representación de una ópera bufa que ni siquiera es original. Cuesta tan poco inventarse mártires y verdugos que sólo falta que Gabriel Bibiloni añada al callejero de Palma el nombre de la aguerrida joven. El paraíso de la lengua merece, al parecer, una guerra santa. Santísima.

Suerte que nos queda Raixa. Estamos salvados. ¡Es el ombligo del mundo! Cuando el medio es el ambiente, surgen ombligos así de ilustres, capaces de reunir a Armengol, a Antich y a Munar con el único fin de posar junto a la pata quebrada de la ministra Narbona. Una foto por un puñado de euros. Qué largo y polvoriento es el camino.

Etiquetas:

6 Comments:

Blogger LUIS AMÉZAGA said...

A la señora Saïda Saddouki, le aconsejó su velada madre: Allí donde fueres, haz lo que vieres.

7 de septiembre de 2007, 10:36  
Blogger Caleb Newcastle said...

¿Esto lo dice por todos los inmigrantes de la Península a los que nunca les ha importado hacer lo que veían?

7 de septiembre de 2007, 13:39  
Blogger Juan said...

Velada de velo, Luis, sip:-PPP

Un abrazo

7 de septiembre de 2007, 20:40  
Blogger NuevaDrid said...

Contando aqui en California el caso de la ciudadana marroqui, un colega san franciscano me contesto: "Marruecos de todas formas siempre ha sido un pais surrealista" jejeje Me encanta esta ciudad, llena de romanticones, y de pacifistas.

('Match Point' no estuvo nada mal)

No conozco a Armengol, ni a Antich, ni a Munar, ni a la ministra Narbona. Pero algo me dice que es mejor no conocerlos- o conocerlos a traves de usted.

Tampoco he estado nunca en las Islas Balerares. Aunque para eso hay solucion.

Que gran descubrimiento su blog. Ya tiene una lectora +

ND

9 de septiembre de 2007, 21:52  
Blogger NuevaDrid said...

Sera posible! Metida de pata en Baleares.

9 de septiembre de 2007, 21:58  
Blogger Juan said...

Saludos ND. Enhorabuena por tu blog y tu perfecto castellano. Hay por California algo de herencia mallorquina (pero qué lejos queda, por dios!:-)

10 de septiembre de 2007, 20:28  

Publicar un comentario

<< Home