LA TELARAÑA: hipocresía

lunes, octubre 29

hipocresía

La Telaraña en El Mundo.



El lenguaje no es inocente. Por eso los políticos –cuando la realidad se les resiste- acuden a los eufemismos. A Antich le salió la veta neolingüística al comparar las inversiones en infraestructuras “duras” -el metro y las autopistas- con las “silenciosas”, que serán las suyas, la educación, la salud… Lo tiene fácil. Qué mejor que dejarle a UM el polvo de las grúas y el lodo de las recalificaciones. Son expertos. Y sobre la educación, qué mejor que rendírsela al Bloc, rama lingüística PSM o ERC. También son expertos. ¿Qué le queda, entonces, para sacar pecho? ¿Son Espases? No lo dijo, pero resulta obvio.

Cambiemos de tercio. A Sergi Xavier, que ese es su nombre, aquí y en China, aunque ahora el Lobby le llame Sergio Javier, la televisiva repetición –no sé si morbosa o educativa- de su agresión a una ecuatoriana en un tren de Barcelona -ya es raro que funcionara el tren- le va a cambiar la vida. Su ascenso entre las tribus urbanas será de ver, si sabe organizarse y conceder alguna exclusiva para explicarnos, nen, cómo se compagina una conversación por el móvil y un apaleamiento. No es igual ser un descerebrado anónimo que serlo con el pedigrí execrable de la violencia racista. Pero no somos jueces sino testigos. Este chico precisa un curso urgente, completo y doble de Educación para la Ciudadanía. Así aprenderá que no se puede pegar a la gente ni, sobre todo, llamarla “inmigrante de mierda”. Son muy finos los actuales velos de la ortodoxia política. Ah, la hipocresía.

Días atrás, cerca de San Miguel, un marroquí me pidió un pitillo. Se lo negué y seguí mi camino, algo más que sonrojado por el alud de insultos que, en árabe, me lanzaba. Ya no resulta fácil pillarme en el renuncio de hacerle frente a cualquiera por tan sólo unos insultos. La edad aconseja cierta prudencia con el físico pero también con la reputación. ¿Imaginan qué calificativo me pondrían algunos por agredir, aun en el caso que les relato, al simpático fumador? Mejor ni pensarlo.

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger LUIS AMÉZAGA said...

SOS racismo le abriría una investigación. Si lo vuelve a ver dele dos cigarrillos, por la convivencia.

29 de octubre de 2007, 12:41  
Blogger Juan said...

Entonces igual viene Sanidad y la liamos:-)

29 de octubre de 2007, 19:11  
Blogger Horrach said...

Lo que provoca el delirio del foco mediático, junto con la estupidez colectiva. Si en este video el inmigrante, en lugar de ser al agredido, hubiera sido el agresor, ¿se habría repetido tantas veces en TV? No.

Se llegó al absurdo el otro día en no recuerdo qué periódico, que planteaba una pregunta a los lectores, algo así: "¿cómo se comportaría ante una agresión racista?". Ojo, sólo ante una agresión si ésta es (o lo parece) de índole racista, que si no lo es, pues a tomar por culo la agresión y que le den al agredido. Qué peña.

31 de octubre de 2007, 1:22  
Blogger Juan said...

La vida -y las encuestas- desde la barra de un bar ya se sabe cómo es:-)

Saludos!

5 de noviembre de 2007, 10:04  

Publicar un comentario

<< Home