LA TELARAÑA: las listas

viernes, octubre 12

las listas

La Telaraña en El Mundo.



Hoy se celebra el Día de la Hispanidad. El alcance del asunto o la relevancia de la idea sería fácil de explicar a un extranjero. Lo difícil es plantearla –ya no hablo de discutirla- entre nosotros. Ni lo intentaré. Me basta con que transcurra sin más huella que su leve o grave sarpullido en la rutina televisiva anual, en las declaraciones de unos y otros, en las ausencias y presencias, siempre tan notorias y calculadas. Todo ese obsceno vodevil me repele porque nunca padecí el mal gusto de sentirme cómplice, ni verdugo ni víctima, de una historia que ignoro si, siempre, la escriben otros o se escribe sola. Casi preferiría creer en una pluma espectral, del todo ajena, huérfana de mano ilustre, carente, en fin, de sentimientos y sudores. Esa pluma irreal, quién pudiera siquiera contemplarla…

Mientras tanto asistimos a otros espectáculos. No sabemos cuánto tiempo se mantendrán prietas las filas en un gobierno donde Antich ya ha sido calificado de “traidor” por sus socios. Así se derrumban los proyectos. Lo mismo sucede con un exaltado grupo de ignorantes reconvertidos, quizá por mimetismo, en necios pirómanos de retratos y banderas. Tanta caricatura simbólica avergüenza. Los hay que enarbolan banderas republicanas sin recordar que las repúblicas siempre surgieron para fortalecer la unión entre los pueblos. No parece ése el disgregado panorama español, pero tanta incongruencia no es nueva. Es algo así como la fruta típica del país. No hay menú sin ella.

Tampoco la cultura se salva de la despreciable burla de los adjetivos territoriales o lingüísticos. El IEB tiene su página web en obras pero nos ha dejado dos perlas. Son los listados de autores y editores mallorquines. En ambos apartados son más significativas las ausencias que las presencias. Con Frankfurt al fondo, nunca fue tan fácil saber quién es quién en la literatura mallorquina. Apréndanse las listas, memorícenlas como si fueran la de los reyes godos que nunca logré aprender. Y ya es tarde, me temo.

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger Horrach said...

Qué gracia me hacen los escrituradores mallorcanos de Frankfurt, tan juntitos pero con esas caritas de 'yo soy el más chulo'. Parecen pajarillos en una jaulita, aunque ellos piensen que vuelan a cielo abierto.

Leí una cagadita el otro día de uno de ellos, en prensa, ese que se avergüenza de su apellido y se hace llamar Volney. Justificaba que no hubiera en Frankfurt escritores catalanes en castellano porque esos "sólo son catalanes cuando les interesa"... Aaay, pajarillo Volneyito, en qué checas se habrá criado tu cabecita.

13 de octubre de 2007, 19:28  
Blogger Juan said...

Amigo H. La verdad es que lamento haber sido tan condescentiente -pese a lo que pudiera pensarse- con este grupo de funcionarios serviles de la lengua... Vaya en mi descargo que, quizá, no merece la pena dedicarles ni un palabra.

Saludos!

14 de octubre de 2007, 12:09  
Blogger Juan said...

condescendiente:-)

14 de octubre de 2007, 12:10  
Blogger Horrach said...

Coincido con usted en que a esta peña no vale la pena dedicarle mucho tiempo. Yo sólo le dedico el mismo tiempo que dispenso al papel higiénico cada vez que voy a hacer de vientre.

saludos

14 de octubre de 2007, 22:05  

Publicar un comentario

<< Home