LA TELARAÑA: persépolis

lunes, noviembre 12

persépolis

La Telaraña en El Mundo.


Mientras la tecnología o el arte están empezando a dejar atrás hasta la ilusión de las tres dimensiones e incluso le andan rondando el rabillo a la cuarta dimensión –por aquello de imitar a la realidad y convertirnos, al fin, en auténticos hologramas- películas como Persépolis nos reconcilian con la historia narrada en las dos únicas dimensiones –el tiempo y el espacio en la memoria- que son capaces de albergar el espectro de los sentimientos. Digo espectro, porque la dibujante iraní Marjane Satrapi nos ofrece un sombrío recorrido en el blanco y negro –simplificación más efectista que didáctica- de su memoria personal intentando convertirla en memoria histórica. Lo hace mejor que Zapatero y su pléyade victimista. Lo hace mejor que la OCB y su sumario de las 141 disposiciones legales que oficializan -¡todavía!- el castellano en detrimento del catalán. Lo hace mejor que UM celebrando el fasto de unas bodas de plata que sólo simbolizan la entronización del despilfarro y el todo sea por la pasta, empezando por la patria -¿cuál patria?- y continuando con sus futuros mártires. Bartomeu Vicens, por ejemplo.

El intento de Satrapi tiene sus riesgos, porque harían falta demasiadas historias subjetivas para aproximarse a una verdad que nunca es la media aritmética o geométrica de sus partes sino otra cosa, algo indemostrable y huérfano de palabras. Sobrevivir a los sucesivos regímenes opresores –desde el Sha hasta el integrismo musulmán- no tiene más mérito que haberlo hecho al franquismo, al aislamiento cultural y a las muy diversas dictaduras que la estupidez –o el nacionalismo- nos tiene, de seguro, reservadas. En la película, como en la vida, Marx y Dios están de acuerdo: la lucha continúa.

Y el humor, también. Menos mal. Acabo de revisitar las fotos del libro “Photoclima”. Greenpeace redibuja España. ¿Qué podría decirles? Si hay suerte el pequeño chalet que construyera mi padre acabará en primerísima línea de mar. Voy, de inmediato, a avisar a la inmobiliaria.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger LUIS AMÉZAGA said...

Ja, ja, ja. Recalificación climática.

12 de noviembre de 2007, 19:19  
Blogger Juan said...

XDDDDD

Sip, hay que estar al loro:-P

12 de noviembre de 2007, 21:08  

Publicar un comentario

<< Home