LA TELARAÑA: el morbo

lunes, agosto 25

el morbo

La Telaraña en El Mundo.



Mientras las buenas noticias se diluyen como azucarillos, las malas se multiplican, retumban en los tímpanos y luego aúllan en las sienes como tambores de piel curtida, piel arrugada y hecha trizas, piel prematuramente envejecida. La muerte llega con su inapelable sorpresa y su látigo de pavor y humo y nos deja su rastro obsceno de cuerpos mutilados, su letanía de ausentes, de huérfanos, su calvario hacia los quirófanos o los fríos almacenes de los tanatorios. El espectáculo del espanto sólo anuncia el final de una batalla y el inmediato principio de otra, enrarecida, pusilánime, quizá miserable, no sé si muy humana. Es la hora del canibalismo emocional en las televisiones –más injustificable aún en la cadena estatal-, en el directo de la audiencia, de la rabia ajena, de la palabra y la imagen hurtadas como por descuido, de la pregunta insólita al familiar indefenso y aturdido, de la intimidad vencida, vendida, vendados los ojos de la dignidad y envenenada la faz de la esperanza y su último refugio, el llanto. A eso lo llaman informar, pero no lo es. Es algo más o algo menos. Es otra cosa. Es la capitulación frente a la conjetura, la sumisión a la triste sombra del morbo.

Luego están los hechos, su estudio, su digestión, su análisis, la disección de su irreparable entramado, el ajuste contable de todas las cuentas. Hasta entonces sólo nos queda el silencio. No es mucho ni abulta demasiado, eso pensamos, pero hay que ver lo que se le echa en falta cuando lo que sobra, obviamente, es todo lo demás.

Agosto empieza a declinar y ya asoman, amenazantes, los cirros de septiembre. Es la hora repetida de desempolvar las alfombras, que es, a la postre, lo único que lleva haciendo el gobierno de Antich desde que sonó la diana frenética de la higiene a toda costa. ¿A toda? Ni hablar del asunto. Los lodos de UM pueden esperar en sus arcones tapizados, al menos mientras los polvos del PP sigan alzando polvaredas tan densas como hasta ahora. Ah, qué cosa más guarra es la política.

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger LUIS AMÉZAGA said...

Cuando la muerte dice tu nombre te levantas. Cuando generaliza, nos miramos los unos a los otros con perplejidad.

28 de agosto de 2008, 12:18  
Blogger Juan said...

Ya has vuelto de vacaciones?:-PP

28 de agosto de 2008, 14:33  
Blogger LUIS AMÉZAGA said...

Como veía que nadie me echaba de menos, he decidido regresar para joder un poco XD

29 de agosto de 2008, 12:48  

Publicar un comentario

<< Home