LA TELARAÑA: la perversión cotidiana

viernes, julio 10

la perversión cotidiana

La Telaraña en El Mundo.


Si los campings veraniegos se convierten en subvencionadas colonias lingüísticas es que toca afrontar la perversión oficial y afilarle los dientes al lenguaje. Cuidado con morderse la lengua. «La sangre no es ningún espectáculo», claman los Maulets. Y así es. Su exhibición es tan indecorosa como la del despotismo y la estupidez. Acabo de entrar en la galería de los horrores e igual me cuesta salir. Me apetece intentarlo.

No me gusta el ritual del toreo, pero no pienso perder la cordura coartando la libertad ajena ni, tampoco, caer en la crispación de los que siempre están crispados. Con no emular a Hemingway me basta. Por eso, lo realmente obsceno y ruin es el afán prohibicionista de este tipo –categoría: inefable- de gente. Palma, como ciudad antitaurina, vale lo mismo que un corro de sardanas, una tribu de skinheads, un túmulo de zanjas al sol o un circuito de parques sin una sola sombra donde cobijarse… No vale nada. Los árboles de Calvo –como los de Cirer- son, siempre, injertos que nunca cuajan.

También está en obras la atormentada e insigne página web del Govern. Así, los antiguos enlaces al resumen diario de la prensa local han dejado de funcionar y los nuevos sólo son accesibles desde la propia web. Ni Google los alcanza. Espero –es un por decir- que estos genios de la peripecia arreglen el desaguisado. Porque de ahí a la invisibilidad general hay sólo un paso. Un clic.

Etiquetas:

5 Comments:

Blogger Angel Duarte said...

Lo que habría que proponer es que en Palma se levanten 'castells'. Esa cosa tan nostrada. Primero hay que crear una 'colla'. Por ejemplo, la dels 'al·lots vells de Santanyí'. Y más tarde proceder a instituir una jornada ad hoc. Si, por casualidad, s'anxeneta se cae de la altura de un tercer piso se le lleva al hospital para que le atienda un traumatólogo argentino que haya superado el nivel C.

Espero estar dando ideas nuevas. Porque, tal y como están las cosas, no me extrañaría nada que ya las estuviéseis disfrutando.

Abrazos Extremo Duros

10 de julio de 2009, 12:50  
Blogger Juan said...

Hombre!, que ya llegas tarde, que ya disfrutamos de los Castellers de Mallorca -como de los Dimonis- y además a todas horas y no sólo cuando alguna Diada oficial u oficiosa, sino siempre, en plena calle, llueva, ventee, caiga un sol de justicia o palpite el rocío. Aquí no falta voluntad. Andamos sobrados:-PP

10 de julio de 2009, 13:07  
Blogger Angel Duarte said...

¡Vaya por Dios! Ahora sí que veo que si Rita Barberá no lo impide esto de los Països Catalans se nos viene encima. Además... con nueva financiación, ole, ole.
Abrazosss

10 de julio de 2009, 14:58  
Blogger Paco Fuster said...

Aquí en Valencia no tenemos esos problemas. Si hablas catalán, mal porque ni te entienden, ni te quieren entender; si escribes en castellano, mal también porque te conviertes en un traidor inadmisible (algún día contaré las reacciones de mis amigos catalanistas cuando les dije que iba a escribir mi tesis en castellano y !sobre Baroja!); si hablas en inglés, tienes la ventaja de que puedes dar clases de "Educación para la Ciudadanía" (que creo que ya no sé llama así, pero me da lo mismo), pero más allá de eso, en la ciudad sólo te entienden los Erasmus (por el día, por la noche muchos están borrachos).

Aunque no venga a cuento, amigo Juan, te informo de que la próxima semana me encontraré en Santander, asistiendo -es obligatorio- a un curso. Te lo digo porque tengo pensando atenuar la semana de imposición académica con "El bálsamo de la indiferencia". No se lo digas a la organización (aunque sospecho que ya lo imaginan, al menos en mi caso), pero me temo que estos días venideros me voy a acordar varias veces de ese título. Espero equivocarme y acordarme más del contenido que del título...

Un abrazo y buen fin de semana.

10 de julio de 2009, 21:35  
Blogger Juan said...

Un fuerte abrazo para ti, Paco, y que disfrutes por Santander;-I

10 de julio de 2009, 23:04  

Publicar un comentario

<< Home