LA TELARAÑA: La resaca del Nobel

lunes, octubre 12

La resaca del Nobel

La Telaraña en El Mundo.



Cuando el teletipo arrojó el nombre de Herta Müller como nueva Nobel de Literatura sucedió, en España, algo similar a lo que hubiera sucedido, en el resto del mundo, si el honrado hubiera sido Pere Gimferrer. ¿Quién es Müller? ¿Y Gimferrer? A lo primero no sé contestarles -ni en Google encontré un poema suyo- pero sí a lo segundo. El elegante y reconciliado bilingüismo del académico catalán justificaría, por sí mismo, un premio que, dada la heterodoxia de la Academia, no tardará en llegar. Yo también adoro lo desconocido.

Lo que no cuela es que, luego, el Nobel de la Paz recayera en Obama, más por sus teóricas metas que por sus logros. O eso creo. Sí, ya sé que la paz es un concepto subjetivo y que la mía -la que disfruto cuando puedo- podría constituir un infierno para muchos de los que me rodean. Y viceversa. No es la relatividad. Es la diferencia. Las diferencias.

Eso lo ignora Antoni Martorell. Su corolario nacionalista, a vueltas de la F1 en IB3, se resume con que hacer país es derrochar. Admirable. Sólo nos queda fumarnos las últimas hebras, y su rescoldo, a la salud de Bárbara Galmés. A Antich -trivial en la crisis del Pacto- no le sació su fiasco en Educación y le buscó otro lugar donde seguir dando la brasa. Está bien. Seguro que en la Oficina de Análisis y Prospección, un ente tan abstracto como ignoto, nos demostrará de lo que es capaz esta mujer. Fijo que nos asombra.

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger Francisco Fuster Garcia said...

Debo ser que se me está pegando la (in)cultura, pero cada año que pasa conozco menos a los Nobel de Literatura. Recuerdo que hace años me adherí a una plataforma que - se supone - luchaba por dar forma a una candidatura para Miquel Martí i Pol, mi poeta preferido - junto con Estellés - de la literatura catalana. Firmé sin mucho convencimiento, pero visto lo visto, cualquier día me llevo una sorpresa.

Lo de Obama no lo llego a entender . Creo que no soy sospechoso de ir contra Obama, pero aquello de que su llegada al poder ha cambiado "el clima de la política internacional"... Será sólo eso, el clima, porque lo demás... Cuando me enteré me acordé de Jimmy Carter y de lo que pensaría: a él se lo dieron después de treinta años de defensa de carrera política y defensa de los derechos humanos y a Obama le ha sobrado 29. En fin, cosas de la Academia Sueca...

12 de octubre de 2009, 10:22  
Blogger Angel Duarte said...

Hasta que el Nobel de la Paz no vaya a parar a Miguel Bosé no recuperará el brillo de antaño.

12 de octubre de 2009, 10:45  
Blogger Juan said...

Cada día, querido Paco, presiento que tengo el Nobel más próximo:-PPP

Y hombre, Don Ángel... Si no se lo dieron a su padre (q.e.d.) ya no creo que Miguelito lo cate;-PP

Abrazos a ambos dos!

12 de octubre de 2009, 12:04  

Publicar un comentario

<< Home