LA TELARAÑA: Pedid y se os dará

sábado, enero 9

Pedid y se os dará


La respuesta al debate del sábado en El Mundo: ¿Cree que la normalización lingúistica debe ser, en tiempos de crisis, la única actividad que incrementa la cuantía de subvenciones y ayudas directas en detrimento de otras áreas?



Sí. Anteayer, apareció Antich frotándose las manos para anunciarnos -¡oh, aleluya!- que dispone de dinero para generar no sólo empleo y bienestar social, sino también una especie de orgía colectiva que convertirá 2010 en el año en que vivimos peligrosamente. Que así sea. Lo malo es que quiso refrendarlo parapetándose junto a Carles Manera y su habitual posado gris, severo y frugal, sus manos quietas y juntas como dos cirios o dos clavos, su sonrisa canosamente miope y, en el fondo, la sombra oscura y quizá fúnebre de un gran resquemor: el duro peso de la realidad que otros cargan -y él consiente- sobre sus ilustrados hombros de economista solitario. La realidad pesa muchísimo y toda de golpe aún pesa más. Pesa lo indecible.

Pero igual cree Antich que Manera no es alguien corriente. Quizá no lo sea. Atesora un currículo de exactamente treinta páginas floridas -según comprobé en la web nutricia de la UIB- y eso no es ninguna tontería. Son treinta páginas de lustre y lastre, de proyectos e ilusiones, de sueños cumplidos o no, de éxitos y fracasos. Mucha realidad ha pasado por sus manos quietas y juntas y mucha, también, se ha posado sobre sus hombros. Mucha realidad y no poca ficción, por supuesto.

Pero vamos, ahora, a hablar de ficciones o realidades (si es que no son lo mismo). Jamás pediría una subvención por escribir en castellano. Tampoco por ser varón, heterosexual o nacido en estas islas. Hay, de seguro, desgracias mayores. No la pediría, ni aunque la sordera me acabe convirtiendo en la sonora metáfora de una tapia. Nunca pediré nada por ser como soy y la verdad -casi que lo reconozco- es que hago muy mal.

El Govern está para paliar, precisamente, nuestras carencias. Pedid y se os concederá o algo así o peor. Esa es la liturgia que celebran, a destajo, la OCB, las tropas animalistas de la lengua propia, las hordas del IEB o el Ramón Llull, las falanges de cualquier lobby independentista, las legiones de famélicos por la Lengua, las cédulas infiltradas de la UIB, las Asociaciones de lo que sea pero en catalán. Todos ellos han encontrado en el Pacte -igual en Cort, Consell que Govern- la munificencia infinita de quienes, al no distinguir entre realidad y ficción, ni saber qué hacer con el dinero, lo reparten como si fuera suyo y no nuestro. En realidad, ya es suyo. Se lo dieron. Y este año más. Que no decaiga. Esto es Jauja.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Angel Duarte said...

No sólo sí, porque sí. Es que además, mientras Carod sea el vice de la CAC -Comunidad Autónoma de Cataluña- significa una transferencia de recursos, menor pero no del todo desdeñable, a las arcas de la juventudes illenques.
¡Ahí es nada!
:-))))))

10 de enero de 2010, 10:02  
Blogger Juan said...

Que no le pasé ná a la juventud:-P

Pero bueno, al tajo:¿Te llego mi subvencionado? Si no es así mañana lunes te lo envío otra vez (¿vía Carod o Tomares?)
Abrazos!

10 de enero de 2010, 12:30  

Publicar un comentario

<< Home