LA TELARAÑA: Indignados y contentos

jueves, agosto 18

Indignados y contentos

La Telaraña en El Mundo.

No movería ni un dedo por Benedicto XVI ni por las Jornadas Mundiales de la Juventud. Pero, mucho menos, movería una sola ceja contra ellos y sus derechos. Contra ellos y su vocación de diana fácil para tantos exaltados de mala baba y peor sombra negra. Contra ellos y toda la historia que hemos recorrido juntos, más allá de las intrigas y el desorden vaticano, más allá de Pedro y su piedra, de la Inquisición y de Rouco Varela; pero más acá -y mucho- de las aguas verticales del mar Rojo, el zarzal en llamas y la higuera reseca. De ese alud de metáforas que merece ser rescatado, pero no aquí ni ahora. Estoy en ello.
Por lo demás, acabo de verlos, a los de la JMJ, brincar por las calles y no salgo del asombro de verlos tan exaltados -¡tan ebrios de no sé qué sustancia y tan felices de ignoro qué éxtasis!- que no sé si la indignación va por barrios y yo debo vivir, en fin, en el barrio equivocado. Pero no se confundan. Vivo en la calle Indiferencia, aunque no lo parezca y muchos me obliguen a disimularlo. «Ecce homo». O cómo se llega a ser lo que se es. O se intenta.
Y en ese lugar estamos, como sin estar y sin movernos. Como mirando alrededor o sin mirar a parte alguna. El efecto es casi el mismo. El mundo sigue siendo un lugar donde unos saltan al vacío y otros, en Magaluf, se colocan con «OXY shots» o con gas de la risa. Me reiría, sino fuera porque no le encuentro maldita la gracia.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Angel Duarte said...

Es que no la tiene. Abrazo matutino

18 de agosto de 2011, 11:54  

Publicar un comentario

<< Home