LA TELARAÑA: Éxodo y reclusión

jueves, noviembre 29

Éxodo y reclusión

La Telaraña en El Mundo.
 
 Empieza a ser un exceso bíblico de lo más insólito tener que toparse, a cada paso de cada procesión informativa, a Moisés y a Mas, juntos y revueltos. Entre otras cosas, porque no hay color. Moisés tenía una misión que cumplir (y además, la cumplió bastante bien) y Mas, simplemente, debió ser víctima de alguna pavorosa insolación cuando le sepultó el esplendor subjetivo de la Diada del 11 de Septiembre y, desde entonces hasta ahora, todavía le mantiene en vilo ese abrumador sarpullido que no deja dormir, pensar ni hacer.
 Parece obvio, pues, que cuando a uno se le cae la piel a tiras bien puede, por ejemplo, echarse a temblar o, en fin, creerse la reencarnación de alguna bandera. Ya saben cuál. Un buen bálsamo de humildad o un vertiginoso retiro, a la espera de la sombra de los claustros judiciales, podría curarle, pero en su caso es difícil. O imposible.
 Otro tema, no menos bíblico, es la insólita claudicación -un sí, pero no y viceversa- de Bauzá ante su pléyade de imputados y ese incierto 100% de Código Ético al que las costuras le gruñen y los sietes le asaltan. Aquí parece que la ética no sobrevivirá a la física ni a las matemáticas. Y eso, se mire como se mire, es siempre un mal augurio. Algo falla. Quizá la química.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger David Moñino said...

Aquí lo que falla es el total resultante de la ecuación entre políticos y ciudadanos. Unos se quedan con la pasta, y otros la pagamos.

Mas se tiene que bajar los pantalones, y acabará yéndose. Bauzá es un cadáver, y aún no lo sabe. Al menos aquí, la oposición del PSOE es más mosca cojonera que a nivel nacional.

29 de noviembre de 2012, 10:22  

Publicar un comentario

<< Home