LA TELARAÑA: Mi discurso del Rey

viernes, diciembre 27

Mi discurso del Rey


La Telaraña en El Mundo.

 
 La única independencia que me importa es la mía, pensé, cuando me invitaron a una cacerolada masiva contra el mensaje del Rey. Me ofrecieron, también, la posibilidad de apoyar un revolucionario apagón televisivo y hasta de sumarme al envolvente y abrasivo rebaño de comentaristas que pugnan por dejar las redes sociales perdidas de insultos y sarcasmos, de basura intelectual y espumarajos febriles, de carcajadas gélidas como navajas rotas, de eructos y exabruptos, de cualquier cosa, la que sea, salvo alguna idea propia o algún razonamiento más o menos sostenible. O que se sostenga, vamos. Pero así es como funcionan los oráculos de todos en la confusa voz de nadie.
 Pero las horas pasan y vencen los días y sus urgencias. Repaso, instalado en la calma tras la tormenta, el breve mensaje alternativo de Navidad, sólo un minuto y cuarenta y tres segundos de palique, que diera Edward Snowden en el británico Channel 4 y me hago cruces del nivel que gasta el espía americano. Dos guiños destemplados al distópico 1984 de Orwell y una media sonrisa, pálida y desangelada. ¿No hay otra forma de encararse o razonar contra la pesadilla de la privacidad perdida?
 Me queda en la retina la imagen envejecida del Rey hablándonos, tal vez, de sí mismo y su idea de España. No mucho más ni tampoco menos, porque España es tan sólo una idea; y yo iba y venía de la cocina al salón con las viandas de una cena en familia. La única independencia que me importa es la mía, pienso ahora. Y no necesito formularla ni dar discursos en mi propia casa.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger David Moñino said...

Sí, ya nos lo decía IKEA, pero aquí seguimos sin república, y si bien no he tenido nunca ideas específicas o que entrasen dentro de algún diccionario político, sí tengo claro lo que no quiero de España, y no es tampoco lo que nos intenta transmitir el rey.

http://www.damobe.com

28 de diciembre de 2013, 15:24  
Blogger Sonja said...

Pues sí, y si me apuras uno/a debería poder independizarse de sí mismo de cuando en cuando.

28 de diciembre de 2013, 21:32  

Publicar un comentario

<< Home