LA TELARAÑA: «Marathon Man»

martes, abril 29

«Marathon Man»


La Telaraña en El Mundo.
 
 Dedico más de una hora diaria a recorrer Palma con el paso lo más rápido que puedo, que no es mucho, lo sé, porque no soy muy dado a la exhibición física ni a la ropa deportiva y casi que prefiero agotarme con el porte habitual del traje de calle que convertirme en un émulo alucinado de tanto corredor de maratón, al estilo californiano, como me encuentro. Los veo pasar como si fueran seres alados y me gustaría, entonces, tener el valor de preguntarles por qué corren, pero no lo hago. Pienso que es posible que no supieran qué responderme. O peor aún, que me respondieran lo mismo por lo que yo me apuro recorriendo las sombras de una ciudad que cambia mientras camino y voy dejando, a mis espaldas, el rumor pretérito de algo que ya sólo existe en mi memoria. O ni ahí.
 Camino rápido, pues, porque huyo de la muerte. O, tal vez, porque la persigo sin alcanzarla. No es fácil saber el auténtico por qué de las cosas, cuando se nos mezclan, por igual, ilusiones y desengaños, deseos y temores, filias y también fobias; ese arrugado, retorcido y tan travieso hilo conductor que hace que la vida nunca sea, exactamente, tal cual la esperamos. Menos mal.
 Con todo, lo que más me intriga de estas escaramuzas diarias es que, a cada paso, se me repite la gente con que me cruzo y acabo pensando que ya no conozco a nadie; que los amigos se me han hecho muy viejos y apenas salen de sus madrigueras actuales o de sus nichos. Lo primero me parece bien. Lo segundo no hace sino confirmarme lo fugaces y mudables que son los estados de ánimo.

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger Sonja said...

..."con el paso lo más rápido que puedo". Uyuyuy así se empieza. Luego un buen día se te ocurre comprarte unas deportivas (porque no tienes claro). Otro buen día te ves en una recta, miras a los lados y te dices "¡qué diantres!" y te aventuras en una loca carrerita que durará tantos minutos como días vas a estar sin poder caminar, (el alborozo termina cuando empiezas a toser hasta los higadillos) la intensidad del dolor en los gemelos dependerá de los años que lleves sin correr.
Para entonces es tarde para darse cuenta, ya eres carne de "running" y terminarás poniéndote un chándal por muy dandi que seas.
¿Porqué corren? porque purifica y te sientes como nuevo/a, antes la gente se confesaba y ahora hace esto, pero tienes razón, esta Semana Santa se han visto muchos, será por lo de mortificar la carne, o será la operación bikini, o porque es más económico que un "gym" :-)

29 de abril de 2014, 16:15  
Blogger Juan said...

Uhmm, teniendo en cuenta que ya me duelen los gemelos y no doy una zancada más larga otra, me temo que tendré que volver a confesarme ;-P

:-)

29 de abril de 2014, 16:49  
Blogger Sonja said...

:-D

29 de abril de 2014, 20:00  

Publicar un comentario

<< Home