LA TELARAÑA: Antoni Serra

jueves, enero 27

Antoni Serra

Quiero agradecer públicamente a Antoni Serra - a quien no tengo el gusto de conocer personalmente pese a ser un escritor muy reconocido en el ámbito de la literatura catalana - estas líneas que escribió el Domingo 16 de enero en su prestigiosa columna La Semana Trágica (Diario Última Hora). Son estas:


Precisamente acabo de leer un libro -sin pretensiones editoriales, pequeño de tamaño-de Juan Planas Bennásar que me ha revelado íntimamente muchas más realidades mágicas que todos los libros espectaculares juntos: Fuera del tiempo (Los Súperextra de La Bolsa de Pipas. Colección La Guantera. Palma, 2004).

Confieso que no había leído a Juan Planas -autor, en los años ochenta, de dos poemarios: Hipertelía y Pasión impresa- y, ahora, durante estas fiestas navideñas, al adentrarme en el concepto ético y estético del autor a través de Fuera del tiempo, me ha sorprendido y convencido y, ¿por qué no decirlo?, emocionado literariamente. Planas subtitula su obra de ensayo literario y, ciertamente, es una obra de ensayo y de pensamiento, poesía crítica y no pocas veces irónicamente sarcástica, sensibilidad y sensualidad, observación lúcida y fuerza apasionada y apasionante: «En el poema que todavía no he escrito quizás esté el eureka que aunque no puede ser escrito sí podrá ser leído e interpretado». Su magia poética, antítesis de la frivolidad y de la efervescencia efímera, queda definida a la perfección en estas (sus) palabras: «Sólo concibo la vida en la reunión simultánea y exacta de lo místico, lo erótico y lo matemático: el poema».

Nos introduce, Planas, en mundos oníricos y de realidad vivencial al mismo tiempo -«dos esqueletos copulando»-, resultado de la observación personal e implacable: «No quiero comunicar / sino descubrir / la realidad que nombro y al nombrar invento». No se pierde estérilmente en la superficie de las formas, no palpa -con el tacto inequívoco de las palabras- las imágenes pétreas de la modernidad convertida prosaicamente en modernez insustancial, sino que va más allá de la apariencia: «Miedo a nacer o morir. Miedo al cambio, que finalmente acontece y regenera el mundo y abre o cierra tus ojos al renovado asombro de verlo todo igual pero distinto».

Un excelente libro, el de Juan Planas, cuyo canon -verdadero esqueleto elástico de su estética- puede quizás concretarse en estos versos: «Porque todas las metáforas están vacías / y ya sólo nos quedan las citas / de Eliot, de Mallarmé, de Cristo; / de Juan Ramón, de Borges, de Millar y de Quasimodo».




Etiquetas:

4 Comments:

Blogger LUIS AMÉZAGA said...

Una hermosa reseña, sí señor. Una reseña, por otra parte, que te hace justicia.

28 de enero de 2005, 17:06  
Anonymous Anónimo said...

jajaja bueno, lo de la justicia y su ceguera, no sé, pero sí que es una crítica sumamente incondicional que agradezco, especialmente, por provenir de un autor importante en el ámbito de la literatura en catalán ( que yo no frecuento) y que, además, no me conoce de nada... [Quizá por eso:-)]

Fx

28 de enero de 2005, 18:39  
Blogger JQ - Cisne Negro said...

Yo tampoco lo conozco, pero me consta por sus artículos que está al tanto de las cosas que se editan aquí, o por lo menos lo que va sacando R.P. en LBDP o en libros... ¿Debe de pertenecer a la mafia? XD

29 de enero de 2005, 10:21  
Blogger Raulphi said...

Sí, ese tipo de críticas ,que se mueven en el continuo de lo cualitativo,más que de lo cuantitativo, son las que al final definen a un escritor -y a su obra- en su espacio y tiempo :-)). Me sumo a esa Enhorabuena!

Y hablando de espacio y tiempo, este años se cumple 100 años de E=m.c>2 ( no estaría mal que rindieras un pequeño homenaje para el medio al que trabajas. Es sólo una idea,,,)

29 de enero de 2005, 16:21  

Publicar un comentario

<< Home