LA TELARAÑA: dos anticipos

domingo, enero 22

dos anticipos

Primero, del libro Alrededores o la mansión de las luciérnagas, este fragmento que acaba de salir en La Bolsa de Pipas:


Atravesó dormida en la barcaza
los tentáculos de la hiedra [ Sus sueños
eran una mansión en sombras
y un cuerpo atravesado
por una hermosa daga reluciente
]

Nicolás le hablaba de una música oculta
que le acariciaría los pechos
y el vientre
como las crines azules y el látigo
de un caballo al galope.

[ Más tarde, Nicolás conoció a una bailarina rusa
y se ahogó en un lago
de hielo y vodka transparentes
]


y segundo, del libro Los Pliegues ocultos, este fragmento escogido que acaba de salir en el fanzine Cisne Negro.



Arqueología subterránea



Este cielorraso nos lanza destellos y semillas. Como una lápida alargada y ubicua nos impide la cosecha, pero el sentido de las cosas fluye y asciende, se filtra por las grietas invisibles y se evapora.

Palpo tu cuerpo como si ocultara la piedra filosofal. O el monolito del eterno retorno. A veces, creo encontrarlo en tu sonrisa y perderlo en alguna sombra que te cruza la mirada cuando menos la espero. Será ese juego tan humano de quererse o esa antigua ley de las atracciones pasajeras. Luego repito los rituales balbuceantes de mis ancestros, igual en la fe mística de Ramón Llull que en su viaje alquímico por entre los símbolos herméticos del Codicilus.

Siempre hay alguien que sella los pergaminos y nos descubre la realidad de los heterónimos.

[ Yo fui ese anciano viajero. El gran arquitecto del Zigurat pero también el joven de dulce mirada y sandalias que hablaba con los animales y las flores. El verdugo nocturno que se esconde en las esquinas y corta con un silbido las ráfagas del viento. La absorbente sonrisa del sereno que se arrastra con las llaves de todas las tumbas y el vigía sordo y ciego que escribe lo que escribo y me persigue desde siempre. Soy las huellas que todavía no he pisado

y aunque las yemas de mis dedos transpiran una especie de energía cuya sustancia desconozco sigue sin ser fácil moldear la materia
— nuestros estados anímicos tienden a ser incontenibles ]





Ambos libros serán publicados en breve por Calima Ediciones.

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger azuldeblasto said...

Tras los pliegues del espeso cortinaje de terciopelo obscuro y granado en suave ondulación danza el visillo de ancestral lino; nos deja entrever retazos de un pensamiento, de un recuerdo, un sentir tímidamente asomado que no se muestra completo y a su vez es testimonio de millones de instantes, de vidas simultáneas que se agolpan en el cerebro y en la memoria.

Un fantasma dulce y amargo habita en ese escenario amable que destila su canto, como una nube nos regalaría su lluvia reconfortante bañandonos el rostro.

Así se adormece, así muere cada momento, así retoma el testimonio y nos lega su desnuda alma.


azuldeblasto

22 de enero de 2006, 22:27  
Anonymous Anónimo said...

;-))


Fx

22 de enero de 2006, 22:50  
Blogger LUIS AMÉZAGA said...

De dos en dos, abrumando.

23 de enero de 2006, 17:10  
Blogger Juan said...

sólo sumando, querido Luis, sumando...


:-)


Abrazos

Juan

23 de enero de 2006, 20:23  

Publicar un comentario

<< Home