LA TELARAÑA: memoria fin de siglo

lunes, marzo 30

memoria fin de siglo

La Telaraña en El Mundo.


Repaso las imágenes con tristeza. Parece que ha vuelto la época aquella –en tinieblas: algo de blanco y mucho de negro- en que los antidisturbios vestían de color gris y repartían mandobles con absoluta incontinencia. Ahora las órdenes no les llegan desde la barbarie instalada en las alturas sino desde la milenaria estupidez de la sección más nacionalista del Tripartito catalán. Pasó en Barcelona y también, aunque a otra escala –la que hay- en Palma. No sé si Bolonia merece tanto motín, pero alivia que los jóvenes no hayan dejado de ser jóvenes. Ojo al oxímoron.

Luego están las estadísticas, ese relevo desenfocado de la realidad que sólo sirve para que algunas asesorías se lucren hurgando en la privacidad ajena. Si el mundo empieza a parecerse a Facebook –o al revés- voy a tener que darme de baja, y lo haré. Las puertas de la percepción no sólo sirven para entrar sino también para salir en estampida. O eso creo.

Las encuestas afirman que el 20% de los alumnos de la UIB ha esnifado cocaína. Pues vale. La cifra me dejaría indiferente si no fuera porque ya queda muy atrás el tiempo en que las drogas -y no todas y nunca esa- tuvieron, tal vez, algún sentido. ¿Cómo explicar que lo que floreció en los sesenta se convirtió en bazofia pura y dura en pocos años? Imposible. La memoria histórica parece preferir otro tipo de osarios consumados e ignorar los que están por venir. Qué gran error.

Etiquetas:

6 Comments:

Blogger Paco said...

Mi primer año en la facultad fue un año de huelgas y manifestaciones (la LOE y esas cosas). Recuerdo que un profesor afectado (las manifestaciones siempre eran los miércoles a las doce, justo cuando teníamos sus clases) nos hizo una reflexión: "la Universidad, que era un centro dedicado a la docencia y la investigación, se ha convertido en una maquinaria burocrática sin sentido". En ese momento lo tomamos por loco; un nostálgico indaptado, pensamos. Hoy ya no pienso lo mismo. Lo de Bolonia es para hacerselo mirar: ¿cuánta gente se sabrá realmente lo que supone la reforma?

Y lo del 20%, no sé si es buena o mala notícia, no sé si es exageración o se han quedado cortos.

Lo que sí sé es que estamos llegando a un punto en el que ir a la Universidad a estudiar es una provocación inaceptable. Si te pasas el día en la cafetería porque te lo pasas; si te pasas el día en clase y se te ocurre ir a la biblioteca a estudiar, corres el riesgo de que te llamen "estudiante" (cuando no empollón o pelota), con lo que eso supone para la reputación de uno.

30 de marzo de 2009, 1:44  
Blogger Juan said...

Yo viví los años de la transición en la Universidad. Fue divertido (por supuesto que lo fue).

Sobre la Universidad se puede pensar lo que se quiera aunque no deje, finalmente, de ser un expendedor de títulos... que no excluye la posibilidad individual de adquirir conocimientos, claro. Pero esa es una opción personal.

Lo que me parece claro es que hay que extirpar estereotipos y tópicos y gratuitas opiniones ajenas sobre uno. Si vas a la cafetería hazlo igual que si vas a la biblioteca, con dignidad y con la certeza de que haces lo que quieres:-)

Saludos.

30 de marzo de 2009, 14:32  
Blogger Paco said...

Esa faceta de la Universidad como expendedora de títulos y credenciales, me suena de algo. Nada mejor para entender las teorías weberianas (o las ficciones kafkianas) sobre la burocracia, que pedir una beca de investigación. Y ya si pides tres, como he pedido yo este año, te puedes morir. A mi el tema de los certificados y los títulos, me hace recordar siempre un irónico y extraordinario poema de Benedetti, acertadamente titulado "Certificado de existencia":

http://www.poemas-del-alma.com/mario-benedetti-certificado-de-existencia.htm

Un saludo, Paco Fuster

PS: El libro està pedido. No sé si llegará algun año, pero está pedido

30 de marzo de 2009, 15:06  
Blogger Juan said...

Resaludos, Don Paco. No le había reconocido;-)

Becas, subvenciones, certificados y pólizas. Todo funciona igual. ¿Funciona?

Un abrazo!

30 de marzo de 2009, 15:16  
Blogger Angel Duarte said...

¿y los médicos? ¿qué coño pasa con los médicos? Este año no podremos ir de fin de semana a Ibiza. Y si nos coge un yu-yu, ¿quién nos atenderá?
Por Dios, haga algo don Juan :-)

1 de abril de 2009, 23:07  
Blogger Juan said...

Si vienes pronto todavía te vale con lo que hay... pero los están echando (a los que no saben catalán, claro:-)

Hoy hubo una manifestación en Palma contra la ley del catalán en Sanidad. No pude ir. Tenía visita médica. (y es cierto:-)

Saludos!

2 de abril de 2009, 3:36  

Publicar un comentario

<< Home