LA TELARAÑA: los brotes verdes

viernes, junio 19

los brotes verdes

La Telaraña en El Mundo.




A veces, el muelle de la acción salta de repente y sus anillos metálicos se convierten en elipses y parábolas, en líneas abiertas hacia un punto impreciso del espacio y el tiempo, del enjambre en el que guardamos la memoria de las cosas pero también el túmulo de sus restos: el olvido gradual de los nombres, la progresiva incertidumbre de su significado.

Ahora el gesto nos mantiene cómodamente instalados. Todavía hay luz. La mano deja su firma en el lienzo y esparce sus huellas dactilares como si el cuerpo fuera el lugar único de la pasión. Quizá lo sea, pero también lo es del desarraigo que sentimos cuando no podemos soportar el aburrido guión del que se nos antojaba el mejor, y más valioso, de nuestros propios personajes.

Pero la identidad es una fábula oculta tras un telón de acero. Ignoramos quién maneja el mecanismo y sus palancas, quién nos acoge cuando cae la noche y, en pleno sueño, nos arranca del universo y nos lleva muy lejos o muy cerca, a un lugar aséptico donde no somos más que un pálido pezón de asfixia. Nota: Ahora recuerdo que iba a ocuparme de la fobia de Antoni Vallespir a Florentino y Son Espases o de los pocos brotes verdes que le afloran a Manera, pero se me cruzó la mosca que cazó Obama, al vuelo, en un plató televisivo y se me fue el aire. Eso sí que son reflejos. Pura –y tajante- acción. Zapatero no la hubiera abatido. Antich hubiera pactado con ella. Y así.



Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Paco Fuster said...

Para fobias a Florentino la que le tenemos aquí en Valencia. Su intento de fichar a Villa a precio de saldo (buitreando en la triste reuina economica del Valencia) ha puesto en jaque a la Valencia futbolera. El tema ya es cuestión de Estado y en las tertulias no se habla de otra cosa. Ayer bromeaban en una radio local diciendo que iban a cambiarse el nombre por el Florentino; por lo que se ve, es el único al que los bancos le dan créditos.

Lo de Obama es tema aparte. No ha cumplido la mitad de las promesas que hizo pero nadie le negará que es un espectáculo contínuo. Igual te firma un justificante para el colegio que te mata una mosca en directo.

Un abrazo y buen fin de semana.

PS: Si vienes a Valencia, avisa. Por lo de la horchata, digo.

19 de junio de 2009, 9:42  
Blogger Juan said...

Hola, Paco. Lo de la horchata lo tengo que posponer... aunque este verano seguro que me doy un salto a Madrid, Barcelona y/o Valencia. O más allá. Empieza a asfixiarme la isla. Me sucede de manera intermitente pero cierta, firme, irremediable:-)

19 de junio de 2009, 12:11  

Publicar un comentario

<< Home