LA TELARAÑA

jueves, mayo 7

La cabeza del vasco –según las tesis de Egibar- ya debe de estar dando la vuelta al ruedo de Las Ventas. Nunca aprecié mucho la Fiesta ni su sudor promiscuo de sangre y arena, pero hay que reconocer que las orejas de Ibarretxe –como Spock en Star Trek- no son un trofeo menor sino lo contrario. Dan mucho juego en formol. Quizá tanto como la que Gauguin le cortó, o no, a Van Gogh. Desde entonces, el universo dejó de ser, simétricamente, estéreo para convertirse, con sus excesos y carencias, en polifónico. Ese navajazo obró un primer milagro. La tecnología hizo el siguiente.

Antes se escribía sobre papel -¡o pergamino!- y uno podía demorarse en su textura, su pálpito y hasta en su relación, a veces devastadora, con la realidad física de la tinta y las ideas. Ahora escribo bajo la tutela de Windows 7, el nuevo sistema operativo –aún en fase de pruebas- de Microsoft y la sensación es la de encontrarme en un barco frágil pero veloz. Me gusta lo inacabado. Me reconozco en ello. En sus apreturas.

1 Comments:

Blogger Angel Duarte said...

¡Feliz travesía!

7 de mayo de 2009, 14:40  

Publicar un comentario

<< Home