LA TELARAÑA: Al trote y en cueros

sábado, septiembre 24

Al trote y en cueros

La respuesta al debate de los sábados en El Mundo: ¿Debe continuar Laudrup como entrenador del Real Mallorca?

Sí. En esta fantástica Liga nuestra, que dicen que es de dos pero que, en realidad, es de veinte, y en la que tu peor y casi que único y obsesivo enemigo acabas siendo tú mismo y tus particulares circunstancias -es decir, la caja vacía y hasta con sabañones, el estadio nuevo en la picota de la pista atlética y las gradas deshabitadas y el estadio viejo, el Luis Sitjar, en el aire de las ruinas y el eterno conflicto entre Cort y los copropietarios, los desaires implacables de la FIFA o de la mismísima, e impresentable, Real Federación Española de Fútbol y la ubicua ronda, a modo de tuna persistente, perturbadora y cacofónica, de los acreedores alrededor- no parece muy de recibo echarle las culpas al bueno de Michael Laudrup por lo que hagan, o dejen de hacer, un puñado de prometedores canteranos, los pocos supervivientes de la subasta general de cada fin de curso y algún que otro saldo pillado de no se sabe muy bien dónde. En absoluto.
Casi que maravillas y hasta malabarismos está haciendo Laudrup -aunque sus sistemas de juego se nos antojen un letal pozo negro, su diplomacia, cara a la galería, una burda caricatura y su autoridad en los vestuarios, una risible quimera- con una plantilla como la que el azar, la necesidad y la pésima o inexistente planificación de la directiva le han dejado. Aquí no sólo el balón es de cuero. ¡La plantilla entera del Mallorca está en cueros! Y con ellos, también el máximo accionista, Serra Ferrer, su generosa corte de inversores en el más allá más oscuro de las oscuras sombras, Pedro Terrasa, la familia Nadal, Jaume Cladera, toda la junta directiva en pleno y los utilleros, el apuntador y suma y sigue. Hasta la afición está en cueros. Yo mismo lo estoy. Todos lo estamos. Y vaya un trote más cochinero el nuestro.
Por ello, y metáforas y puyas aparte, rasgarse ahora las vestiduras resulta poco menos que imposible. Y si a estas alturas del campeonato, se ha ganado un partido de cuatro -y, encima, el solitario gol que hasta la fecha ha conseguido el equipo, lo marcó De Guzmán, un día antes de escaparse a engrosar las filas del Villarreal, otro reconocido amigo- y el poco dinero que entra sirve, se supone, para tapar goteras pero no para traer, a tiempo, algún que otro refuerzo, pues, qué quieren que les diga… La cera que arde es la que hay. La demás ya es humo. Quizá incienso, quizá mirra. Pero no oro.


Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Angel Duarte said...

¡Qué panorama! Casi, casi como el del RCDE.

24 de septiembre de 2011, 10:52  
Blogger Juan said...

Pero tenemos a Tejera -¿te suena, verdad?- que a mí me parece un auténtico crack de jugador;-)

24 de septiembre de 2011, 14:26  

Publicar un comentario

<< Home