LA TELARAÑA

viernes, julio 9

Texto Nº 7

Poema, que debiera salir alineado a la derecha, pero no... de Ricardo Daniel Piña.


Poesía
o satisfacción como alimento.


Por un lado me cuesta mucho creer que sea un mérito
abandonarse al transcurrir de la narración.
(Impávidamente,
en esa desafortunada y tan pasiva posición del lector).
Y por otro lado,
sé que los ojos gigantezcos del deseo van a seguir desfilando
por una larga lista de sombras y afirmaciones.
(Con formas de bellos juguetes,
lindos espejos,
pequeños sexos fulgurantes,
páginas y páginas de excitación...)
¿Deberemos creer que eso es la privacidad de la lectura? (¿?)

Es un experimento delicado de llevar a cabo,
que la más tierna e insignificante inquietud
no atente contra las mismas palabras.
Por eso planifiquemos al poema como quién piensa
en construir un camino, un edificio o un pez.
Pensemos que los recuerdos, la memoria,
las afirmaciones y las dudas...
son la parte que no podemos ver de la vida misma
(tal vez una imposibilidad?).
Y que por nombrarlos empiezan a ser nuestros.

Ese perigrinar en círculos de conceptos semánticos, biológicos,
matemáticos, científicos, históricos, etc. Culturales.
Se pueden volver inútiles.
Inocentes.
Inservibles.
Y que el amor y la sangre nos engañen transformados en insectos.
Es ideal que los minutos y los segundos
no hagan otra cosa más que horrorizar al lector.
Que se conviertan en una amenaza
a la seguridad del pensamiento.

Quiero que la miseria y la pérdida,
la pobreza y la riqueza,
la pureza y el pecado,
la ancianidad y la niñez
puedan de una vez y para siempre
patearnos en el medio del culo y la dignidad.


No sabían que el empleado sale a medirnos
cada vez que pasamos por la puerta de la funeraria...?





Ricardo Daniel Piña En Buenosayres Miserable
Desde el viernes 25 al martes 29 de junio de 2004


Etiquetas:

1 Comments:

Anonymous Antonio Miranda said...

Visité su blog y me gustó lo que ví: tiene la calidad que se exige de un vehículo de comunicación en el campo de la creación literaria. Me alegró ver textos de Piña y de Graciela Wencelblat, mis amigos de Buenos Aires, que también están en mi página en Brasil: www.antoniomiranda.com.br

28 de septiembre de 2005, 23:07  

Publicar un comentario

<< Home