LA TELARAÑA: más versos desubicados

lunes, enero 16

más versos desubicados

Íntimo consuelo

Si ya perdiste el feliz contacto de sus miembros
seducidos, cansado el ojo pero firme
la mirada, qué fuerzas ocultas te alimentan,
qué paradoja te hace aparentar
ser quien eres.

Barruntas ejercicios profanos,


sudorosas timbas donde la suerte
es mujer, cuerpo yacente, sobre el diván
del deseo. La trama ¿invicta? no carece
de exigencias, ni es fácil rendir pleitesía
al fúnebre cortejo de los amantes, tan pálidos
sobre el laúd herido... (La soledad,
que sugieren las leyes de la muerte o la belleza,
es sólo un estado de ánimo) Pero recuerdas
con agrado, que tanta belleza, ajena al mundo,
contigo recorrió los sueños de la eternidad.


(Este salió en un newsletter de una editorial virtual...)


***


Tesis


La suciedad embriagante del niño
que sí fuiste, paisaje delatado,
su exuberancia —qué pequeñez— o esa ausencia
de aperturas que te obliga a salir
con desacostumbrada lentitud
y solidez
de parte alguna,
es el eco perdido
de una felicidad
sin memoria ni tiempo.


Soledad Natural


La embriaguez solitaria que remeda
y no remedia
el terror o el silencio, que restaña
las grietas del hojaldre o la pasión
si no buscada, sí urdida en el telar
que dio vida a las sábanas, respira
la iracundia y el gozo del derrumbe:
resaca que embelesa si viril
fue el gesto dibujado en el aire
descreído, solemne, de la capitulación.



Tras la cópula


I

Si extinta la emoción, el placer permanece.
Arde la lamparilla de aceite, apuras
la imprescindible copa - verano en tus labios -
y te aprestas a ser humo, aire, aliento y nada o nadie.
Renace la quietud en el ocaso.


II

Si grata, la emoción no repercute
más allá del asedio. Cielos en alianza
ahuyentan el salobre sudor del deliquio
y una lluvia mezquina hiela la memoria
confiscando los bienes, si fugaces valiosos,
donde yacentes vértebras se acomodaban
al migratorio empuje de otras, sus semejantes.

Desvalijado el cuerpo, se arrebuja el espíritu
para entre ruinas sepultar un último efluvio.


( Todos estos salieron en el Suplemento Cultural del diario Baleares, cuando todavía era un periódico en castellano. Año 86)

Etiquetas:

5 Comments:

Blogger LUIS AMÉZAGA said...

Como bien has dicho en alguna ocasión, todo termina por ubicarse en la telaraña, y nosotros tan a gusto.

16 de enero de 2006, 16:40  
Blogger azuldeblasto said...

¡Qué ampulosidad en estos versos!, sigo diciendo que son extremadamente musicales, tienen un ritmo amplio y soberbio, me encantan.

Gracias de nuevo por ponerlos en tu blog.

Saludos.

16 de enero de 2006, 17:44  
Anonymous Anónimo said...

Coño si no los quieres..., me los quedo yo; que para lo que unos es trapo para otros es bandera.

No en serio: podrías re-iniciar su escritura, y confeccionar un poemario; me recuerdan a los de Pasión impresa:-))

Raúl

17 de enero de 2006, 0:11  
Anonymous Anónimo said...

Hola, Raúl!

Los quiero, los quier, por eso están aquí, pero no creo que merezcan ninguna re-visión. Y, como siempre, aciertas. Están escritos inmediatamente después de P.I. y un poco antes de que decidiera colgar la pluma. Se trataba de un poemario que llevaba por nombre, primero Biografía del deseo y algo después, Duellum...

¿Cómo te van las cosas? A ver si me escribes algo, no?

Saludos!

Fx

PD. Está al caer casatomada.

17 de enero de 2006, 0:19  
Anonymous Anónimo said...

Sí está al caer...como la fruta madura. Espero que la Demo aguante la envestida del tiempo,creo que sí, porque tiene buenos cimientos:-))

Claro que te escribo: como siempre!!

Un saludo

Rx

17 de enero de 2006, 2:01  

Publicar un comentario

<< Home