LA TELARAÑA: Lo real y lo virtual

viernes, junio 26

Lo real y lo virtual

La Telaraña en El Mundo.


La vida, como simulación, es un buen laxante. Xico Tarrés ha puesto la primera piedra de una Oficina Turística –un puñado de píxeles- en «Second Life», la red virtual donde todo funciona a golpe de ratón y donde cada cual es quien quiere ser. Nada menos. Quizá sí podría, ahí, inaugurar Antich su Palacio de Congresos, su tren, su hospital, su enredada colmena de naufragios. Ya tarda, pero no sé si sería lo mismo. Hay muchas islas –como Ibiza o Mallorca, como Barataria- en ese dédalo donde se facturan millones de euros entre identidades de usar y tirar. Todo es reciclable. Qué alivio.

Pero hace mucho que ya no distingo entre lo real y lo virtual. Será que renuncié a los zocos sin salida y no quiero ir más allá del lugar ilocalizable, mutante, en el que digo estar y estoy. Pero no siempre. Pienso en Facebook. Allí convivo entre el lujo de las amistades y la tentación de darme de baja. Agustín Fernández Mallo, al contrario, lo tiene peor. Su página –de seguro, un ardid editorial- sólo acepta admiradores. El fetiche de la sumisión fascina a muchos. No creo que la idea sea suya.

Mientras tanto los bárbaros aúllan. Los guía la voz de Miquel Llonovoy entre las piedras llameantes de la muralla. También su eco o el paradigma de lo que nos quieren vender como real sin serlo. O siéndolo, porque esa barba y turbante postizos le iban como anillo al dedo. El aliento de los ayatolás estuvo con él.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Angel Duarte said...

Eso es lo que tendrías que hacer. Abrir una página de admiradorAs en facebook.
¡Abre camino, profeta!

26 de junio de 2009, 8:26  
Blogger Juan said...

¿Y qué hago yo con un harén? Ná. Ni soñarlo:-P

26 de junio de 2009, 9:53  

Publicar un comentario

<< Home