LA TELARAÑA: flores del mal

viernes, junio 29

flores del mal

La Telaraña en El Mundo.



Le dijeron que al apretar un botón de su chaleco esparciría miríadas de flores entre la soldadesca norteamericana. Le prometieron la luz infinita de la felicidad y la alegría. El pentagrama del paraíso. Pero los escasos seis años de Juma Gul –de oficio la innombrable miseria del recolector de desechos metálicos- ya habían visto demasiados destellos de sangre y odio como para caer en la trampa última de los fuegos artificiales.

Aquí y ahora, Juma Gul, se llama Juan Paz y es el afortunado superviviente mallorquín de la penúltima masacre entre las polvaredas del Líbano. Sus blindados no llevaban inhibidores de frecuencia. Mala suerte. Sus ojos se cerraron entre llamaradas de fuego y se abrieron, luego, para asomarse al infierno. De los milagros surge siempre la perplejidad. Naturalmente no sabe por qué les atacaron. No entiende el odio ajeno. No distingue la semántica retorcida de unas misiones de paz convertidas en cacerías. No se explica qué hacía él allí en aquél preciso instante y, lo que es peor, nadie puede explicarle qué hacen, realmente, nuestros soldados en el Líbano, qué hacen en Afganistán o qué hicieron en Irak. Le hablarán de los mandatos de la ONU, de las labores humanitarias o del Trío de las Azores. Es lo mismo. Se asomó a la cara oscura de la vida y ahora no comprende. Quizá ya no haya nada que comprender y el corazón nos lo helara, hace tiempo, una de las dos Españas. O las dos.

Mientras tanto, se empieza preveniendo las piedras del riñón y se acaba de fontaneros o dentistas, desatascando tuberías y dejando inmaculadas de sarro las dentaduras. Tanta higiene subyuga. Eso sí, los éxitos descalcificadores del profesor de la UIB, Félix Grasses, podrían ir un poco más allá y tener alguna aplicación en el Parlament Balear. El chirrido de Munar presidiendo tan magna institución sólo hace feliz a alguna que otra feminista descarriada y, desde luego, a mí. La “intocable” me garantiza material para dos millones de artículos, más o menos.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Ángel Prowler said...

Una vez más, ¡bravo, Sr. Planas!

Bellísimo artículo. Pura poesía.

Y no estoy siendo pelota.

29 de junio de 2007, 11:22  
Blogger Juan said...

Gracias, Sr. Prowler. Le aseguro que sus palabras son balsámicas:-))

Saludos!!

30 de junio de 2007, 19:37  

Publicar un comentario

<< Home