LA TELARAÑA: geometría de la multitud

lunes, enero 26

geometría de la multitud

La Telaraña en El Mundo.



El orgullo de las minorías es tan estúpido como la prepotencia de las mayorías. “Ben Amics” celebra quince años de “visibilidad”. Enhorabuena. Otros preferiríamos, en cambio, ser invisibles. En ambas facciones, el deseo de autoafirmación revela la misma flaqueza justificativa y el mismo cruel sacrificio del individuo a solas –ese prodigio tan básico- en aras del colectivo y de alguna identidad donde refugiarse. Ah, el paraíso, qué esquivo.

Camilo Cela Conde –a la vera de Monserrat Casas y Antich- afirmó que «hoy todos somos darwinianos, newtonianos y aristotélicos». No sé yo. Tanto personalismo apunta más a un perfil de Facebook que a otra cosa. La vida nos va brindando referencias para que las convirtamos, primero, en dioses y luego en ruinas, en cenizas, en nada. No dudo que Camilo lo sabe, pero su sociabilidad igual es mayor que la mía. No es difícil.

Aún así, la conducta de la multitud es compleja. Uno advierte en su desorden, la tiranía de la geometría, el ardor rectilíneo de la fila en las colas del hastío, la atracción del círculo en las montoneras y el estallido de las nebulosas –o así- cuando llega la diáspora. Siempre llega. Por eso, mientras se proyectaba “Oberts al Mon” me escindí entre la fachada de Cort y el gentío. Sobre el montaje poco diré. Ni emociona ni genera rechazo. Pasa fugaz sin dejar más rastro que algunos aplausos que no llegan a ovación. Es lo que hay.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Angel Duarte said...

I lost your post adress, and I've got a book to you!

29 de enero de 2009, 12:54  
Blogger Juan said...

No entiendo ná, pero te he enviado un email por si las moscas:-)

30 de enero de 2009, 0:56  

Publicar un comentario

<< Home