LA TELARAÑA: ficciones

viernes, noviembre 21

ficciones



La Telaraña en El Mundo.




La tierra, como el conocimiento, tiene entrañas: un cúmulo de ruinas, un yacimiento de recuerdos y civilizaciones superpuestas. No, no estoy pensando en Son Espases, sino en la decadencia, en el lento deterioro de todos los mitos. Hoy se estrena Quantum of Solace, la última de James Bond. La vi hace días, en versión subtitulada y a la salud de la SGAE -el devedé del delito no pertenecía a las redes tentaculares y grasientas del canon- y sólo me dejó un alud de persecuciones: a saltos por los tejados de Siena, en coche, lancha, moto y hasta en avión. Mucha velocidad y poco cine, porque 007 no dice dos frases seguidas y nunca abandona el ceño fruncido, el rostro ensangrentado y la mirada en el limbo, como si emulara a Bárbara Galmés o a Antich bajo la cúpula de Barceló. Pero lo más grave es que no hay un villano memorable –no valen el ecologista y el militar corruptos- ni una chica Bond, con un rol de peso, sobre la que discutir un rato. La corrección política no sólo pasa factura al cine catalán de Woody Allen.

Bond siempre fue algo más. Había en su perfil una ironía más allá del bien y el mal, un toque de elegancia surrealista transitando un mar de tópicos sin inmutarse. Había transparencia y un leve poso cultural que pobló nuestro imaginario junto a otras ficciones más o menos fascinantes. Pienso ahora en Enma Bovary, Frankestein, Aureliano Buendía, Nemo, Meursault o Drácula. Si quieren profundizar en el tema lean «Héroes Alfabéticos» (Universidad de Valencia, 2008), del historiador Justo Serna, un afilado estudio sobre ficción y realidad, su iconografía, su roce discontinuo, su huella última en los espejos del tiempo.

Había otra película que pensaba ver pero ya no: El Último Voto, con Kevin Costner en busca de su voto perdido. Aquí ya sabemos lo que vale un voto. Podemos medirlo sólo con ahondar en las razones del pacto –en su ficción primera, en su infierno final- del ex alcalde Lluc Tomàs con el incalificable Joaquín Rabasco. Lo que mal empieza suele acabar… Así.

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger Justo Serna said...

Muchísimas gracias.

21 de noviembre de 2008, 18:14  
Blogger Juan said...

De nada, querido. Te envié un email... con el pdf, te llegó supongo...

Abrazos

21 de noviembre de 2008, 21:59  
Blogger Àngel Duarte Montserrat said...

A ver si habrá que adelantar la lectura. La tenía prevista para las vacaciones, pero están ustedes dos produciendo en mí, y a propósito de Héroes Alfabéticos, una especie de resorte pauloviano... vamos que segrego curiosidad.
Un abrazo desde Bilbao, España.

22 de noviembre de 2008, 10:35  
Blogger Justo Serna said...

Un honor, sr. Duarte.

Tengo ganas de saludarle en persona.

A ver si coincidimos por alguna parte de España...

22 de noviembre de 2008, 13:22  

Publicar un comentario

<< Home