LA TELARAÑA: Los derechos de autor

viernes, diciembre 24

Los derechos de autor

La Telaraña en El Mundo.


Anduvo muy agitada la Red -esa tertulia de miradas atentas y voces sincopadas- con el parto agreste, en las gradas y pasillos del Congreso, de la llamada «Ley Sinde» contra la descarga de contenidos de autor -por ahora abortada pero, aún, huérfana y ávida de un debate con más sustancia filosófica y menos asientos contables, ese telón que parece de humo, sabe a humo y es humo- y con la definitiva abolición del tabaco -menos humos- en buena parte de nuestra vida social. Prohíbe que algo queda. Censura que algo se filtra. Mutila que si algo sangra es que está vivo. O muy vivo. Vaya sangría.

Pero como las algaradas, del tipo que sean, siempre me resultaron obscenas, me limité, con la generosidad navideña como pretexto, a colgar en la Nube -ese lugar de nadie, que todos quieren apropiarse- uno de mis poemarios. Ahí está para que lo lea quien quiera. O quien pueda. Cada lectura no hará sino acentuar mi autoría, aunque no mi cuenta corriente. Bien, y qué. Los derechos de autor son ajenos al trasiego manufacturado del mercado y, además, mis libros ya están, o estuvieron, en las librerías. Leerlos es otra cosa. Una actividad noble, aunque peligrosa. O eso parece.

Tampoco fumar nos va a salir de balde de aquí en adelante. Sólo me queda esperar el milagro de que Armengol nos permita, qué menos, seguir fumando en catalán como si fuera en español. O viceversa, que con tanto humo ya no me aclaro.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Sonja said...

A mi cuanto más lo prohiben más ganas me entran de fumar, qué cosas.

24 de diciembre de 2010, 13:31  
Blogger Juan said...

Pues felices humaredas, Sonja!

25 de diciembre de 2010, 12:41  

Publicar un comentario

<< Home