LA TELARAÑA: Púrpura y niebla

viernes, marzo 15

Púrpura y niebla


La Telaraña en El Mundo. 
 
 Podemos ser todo lo escépticos que queramos. Y lo somos, sin duda. Podemos observar el universo como si se tratara de un espectáculo organizado por no sabemos qué secreta o, quizá, incognoscible compañía. Lo es, aunque en el intermedio, cuando cae el telón y el escenario se evapora, nos tengamos que enfrentar a la verdad intolerable de sabernos unos simples figurantes, unos extras sin más obligación contractual (pero íntima) que prolongar nuestra presencia entre los bastidores donde ocurre la vida y se celebra, también, su finiquito.
 O el nuestro. Ese ERE diario y repetido. Tan eterno (y efímero) como el humo blanco sobre Roma. Buenos Aires. O Palma. El mundo es esa niebla.
 Podemos, pues, dejarnos llevar tanto por el artificio púrpura y solemne del rito, como por el de las sogas enlazadas de cualquier bandera, ideología o conjura. Tanto da, porque nada se sostiene por sí mismo, porque todo es simbólico y arquetípico, aunque su trasfondo nos acabe revelando, si tenemos esa suerte, que el único sentido cierto de la existencia es seguir buscándole sentido, como si creyéramos, y con firmeza, que lo tiene. Pero no sé yo. O sí. Yo sí creo que lo tiene, pero para qué hablar de lo que no puede ser explicado. Con sonreír, basta.

2 Comments:

Blogger Sonja said...

Simples figurantes, menesterosos remedos, siempre la imitación.
¿Pero de Qué?.
A mi también me sale siempre el "SIGA BUSCANDO".

15 de marzo de 2013, 10:04  
Blogger Juan said...

:-)

Sigamos buscando, pues...

19 de marzo de 2013, 18:27  

Publicar un comentario

<< Home