LA TELARAÑA: Vergüenza en Can Alcover

viernes, enero 24

Vergüenza en Can Alcover


La Telaraña en El Mundo.
 
 Seguro que escribo, sobre todo, para que me lean. Seguro que, también, para leerme; para rebuscarme en el laberinto gramatical donde, de forma desencantada, pero consciente, me suelo dar de baja de vez en cuando para así descansar de mí mismo y del mundo, de esa realidad múltiple y caleidoscópica que unos se empeñan en simplificar hasta la náusea o la caricatura, mientras que otros, al contrario, nos esforzamos en intentar dejarla ser tal como es, en sus limitaciones y posibilidades, en su vaivén dinámico, porque nos resulta imposible retocarla sin traicionarla o traicionarnos.
 Pero pasa, también, que la falta de pudor de algunos nos supera. Y que la realidad manipulada (la de unos pocos en nombre de todos) se nos deshace como arenilla entre los dedos, porque no nos la creemos en absoluto. ¿Por qué íbamos a creérnosla? ¿Cómo aceptar, en fin, que la mutilen y troceen con todo un catálogo de insuficiencias ideológicas, monomanías y obsesiones? Hay que dejar terreno al asombro y al estupor, a tanta exuberancia como nos rodea y envuelve, a tanta dialéctica ajena a las discusiones bizantinas o febriles.
 He sentido, de nuevo, y como de costumbre, vergüenza ajena. Vergüenza por el grupo de escritores en lengua catalana que se reúnen en Can Alcover, no tanto para quejarse de los Premios Ciutat de Palma, que este año han gozado del privilegio de ser literal y literariamente bilingües, como para hacer piña y darle vuelo y empaque a su miserable y sectaria condición de talibanes lingüísticos. Otra vez, lo han conseguido.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Sonja said...

Si la verdad es que la realidad tiene sus rarezas, un club de autores de libros intonsos.

24 de enero de 2014, 10:22  
Blogger Juan said...

:-)

Saludos!!!

27 de enero de 2014, 18:06  

Publicar un comentario

<< Home